Estás en "Las cositas de Acapu"

viernes, 30 de marzo de 2012

.

.

.





Esta ratita ya salió en el blog el 18 de Febrero del año pasado,
y hoy me apetecía volver a verla y, también, republicarla.




Revisando mi archivo del 2011, también he encontrado otra viñeta
protagonizada por ratitas, la saqué en el blog el 27 de Enero
y ahí va, por si os apetece remirarla:
.
.
.









Entrada sin comentarios.

Gracias por tu sonrisa :-)
.

miércoles, 28 de marzo de 2012

.
.

.
ESTAMOS HASTA LAS PELOTAS... DE QUE NOS TOQUEN LAS PELOTAS




.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
ESTAMOS HASTA LAS PELOTAS... DE QUE NOS MACHAQUEN LAS PELOTAS
ESTAMOS HASTA LAS PELOTAS... DE QUE NOS GOLPEEN DURO EN LAS PELOTAS
29 DE MARZO: HUELGA GENERAL EN EL REINO DE ESPAÑA
.
. 

lunes, 26 de marzo de 2012

LAS COSITAS DE ACAPU.


LAS COSITAS DE ACAPU.


LAS COSITAS DE ACAPU.

.
.
.
.
.
.las
.
.
.
las cositas deacapu.
.
.
Las Cositas de Acapu en Twitter:  
https://twitter.com/#!/lascositasdeaca

 .

domingo, 25 de marzo de 2012

.
 .
.
UNA CITA CON
DOÑA VELA CIENFUEGOS




.
.
.







Este proverbio lo leí hace unos años en el libro de Jan Yoors "Los gitanos"



Entrada sin comentarios.



Gracias por tu visita.

viernes, 23 de marzo de 2012

.

.

.










Esta viñeta ya salió en el blog hace más
de un año, el 21 de enero de 2011, y
hoy me ha apetecido pasarle el mocho,
sacarle brillo y republicarla, hala.


¡Ah! que no se me olvide: Cactus me ha dicho que
os agradezca de su parte los comentarios que habéis
hecho en el post anterior, está tan alborozado y regocijado
con los piropos que le hacéis que sigue dando saltos
en el aire una y otra vez una y otra vez una y otra vez.

Por si no ha quedado claro, os lo redigo:

Una y otra vez una y otra vez una y otra vez.



Entrada sin comentarios.

Muchas gracias por tu sonrisa  :)



jueves, 22 de marzo de 2012

.
.
.

Imaginemos un
PROGRAMA DE RADIO


Imaginemos que

ACABA DE EMPEZAR

justo

en

estos

momentos...






"Grandes Refranes
Tradicionales con
EL CACTUS"







Sí amig@s, hoy vamos a imaginar que estamos
en la radio. Así pues, nos pondremos rápidamente
en situación y comenzaremos ya mismo, porque...


¡...Ya estamos en el aire de las ondas radiodifusoras!


:-)


¿Me oyes, Cactus?





¿Estás preparado?
.
.
.
.
.
.
.
.
.




Cactus, va, no me hagas enfadar. Deja
de hacer el payaso y atiende,
que esto va en serio...


¿vale?










Bien. En el programa radiofónico de hoy
vamos a recordar algunos refranes.

Ya sabes qué son los refranes ¿no?
son frases del tipo "No por mucho
madrugar amanece más temprano"
o "De tal palo tal astilla". Lo has
entendido ¿verdad Cactus?








Muy bien. Querid@s radioyentes, querido
Cactus, vamos a por el primero. Yo diré el
principio del refrán y Cactus lo terminará.

Jeje, ya veréis qué programa más
entretenido y más educativo
vamos a hacer.


¿Ya está preparado el primer refrán? ¿Sí?


¡Pues vamos a por él!




QUIEN A BUEN ÁRBOL SE ARRIMA...










¡¡ Cactus !! ¡¡ Marrano !!



¡¡ No es así !!



¡Es "...BUENA SOMBRA LE COBIJA"


"¡QUIEN A BUEN ARBOL SE ARRIMA
BUENA SOMBRA LE COBIJA!"


¿vale?






Bueno, vamos a seguir
con nuestro progama radiofónico...


Sí... y ahora...


¡...ahora un poco de música!












Gracias Cactus :-)




Bien, y ahora llega el
segundo refrán.



Vamos a por él:




"NO HAY MÁS CERA...








¡¡ Cactus !! 


¿¿ PERO QUÉ TE PASA HOY ??


¡¡ESTÁS MUY GUARRINDONGO !!



¡¡ El refrán no es así, es

"NO HAY MÁS CERA QUE LA QUE ARDE" !!


¡Es que no se puede hacer nada contigo!

¡Acabas liándolo todo!


Mira... ¿sabes lo que te digo?

Que mejor vamos a dejarlo por hoy.





Ah, claro ¡Y tú tan tranquilo! ¿no?

Es que... ¿ves? ¡Ya me has hecho enfadar!


Yo es que no sé cómo tengo tanta
paciencia contigo, Cactus...



Pero, en fin, qué le
vamos a hacer...




¡Así termina nuestro programa
radiofónico de hoy!





¡¡ Hasta luego !!
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.





.

.
.
.
.
.


Pues ya está, Cactus, nos ha
quedado genial ¿a que sí?



  



Es que somos unos locutores buenísimos...

Mira, ahora que ya se ha terminado el
programa y no nos escucha nadie déjame
decirte que lo has hecho muy bien, jeje,
la gente ni se imagina que lo teníamos
ensayado todo, se han creído que yo
no sabía que tú te ibas a equivocar con
la segunda parte de los refranes y
se han tragado lo de que me he enfadado
contigo, jejeje... que ingenuos son, y...


y...


pero...


¿qué hace abierto todavía ese micrófono?




¡¡ Horror !!



¡¡ La gente nos está escuchando !!



¡¡ NO PUEDE SEEEEEEER !!




¡¡ Han oído todo lo que estábamos diciendo !!


¡¡ Ahora saben nuestro truco !!


¡¡Cactus !!


 ¿Me has oído?



¡¡ Estamos en el aire !!








¡¡ Nos han descubierto, Cactus !!



¡¡ Nos han descubiertooooooooo !!


¡¡ Qué vergüenzaaaaa !!





( me voy con viento fresco )























.


martes, 20 de marzo de 2012

.

.

.


.

.

.
Ay, el tiempo... ese carruaje invisible que
nos trae y que nos lleva, con prisa o sin ella,
por los parajes inciertos del destino...

Sí, el tiempo. Aquel espejo donde buscábamos
quizá en vano el reflejo de una vida que se
alejaba cuanto más creíamos acercarnos
a ella y que... Pero mejor dejemos este divagar
para otro momento ¿no? que no quiero cansar a nadie
con mis intentos poéticos de filosofía metafísica y
cuasicuántica, y además ya se hace tarde y tal vez
tú lleves o traigas o regales prisa...


Así que me voy a despedir ya mismo.




Pero antes...
.
.


A ver...
.
 .


¡Cactus!
.
.


¿Estás ahí?










Oye, ya hace mucho que no
hacemos un post tú y yo ¿te apetece
que hagamos uno un día de estos?









¿Este jueves te va bien?











Pues trato hecho.




Y ahora sí que me voy.





Hasta el jueves.





:-)


sábado, 17 de marzo de 2012

.
.
.
UNA CITA CON
DOÑA VELA CIENFUEGOS
.
.
.
.
.
.
.
.
.

Entrada sin comentarios.

Gracias por tu visita :-)

jueves, 15 de marzo de 2012

martes, 13 de marzo de 2012

.
.
.
Hoy quiero rescatar de los archivos del blog
una "tira palindrómica" que hicimos MJ
y yo hace ya un añito:
.
.
.
.
.
.





Much@s de vosotr@s ya conocéis a MJ y sabéis que
es una creadora genial de palíndromos (por cierto,
si no sabes qué es un palíndromo haz click sobre
el vampiro Sam, y te encontrarás con un cactus
muy jovencito que te lo explicará con sumo gusto).
Bueno, lo que os decía, que admiro mucho a MJ y su
capacidad inagotable de confeccionar Versos y Reversos.



Y es que María José es, como ella misma se define,
una auténtica "verbívora". Y además ayer me enteré
de que acaba de publicar su primer libro :)

Un libro que se titula PALIGRAMAS. 808 Enigmas palindrómicos y que tiene una pinta estupenda.

Y que tarde o temprano devoraré con pasión, con
deleite... y con sumo regocijo.

Y por hoy nada más, que como siga hablando de María José y de su
ingenio me voy a estar aquí hasta el infinito (y hasta el más allá)
y acabará cayéndoseme la baba sin medida y sin recato :-)



Post sin comentarios.

Gracias por tu visita...

...y por las sonrisas :-)


.


lunes, 12 de marzo de 2012

sábado, 10 de marzo de 2012

.
.
.
Tienes una Cita con...

 Doña Vela Cienfuegos

.
.
.
 .
 .
.
Y así acaba esta cita con Doña Vela.


Entrada sin comentarios.

Gracias por tu visita  :-)

.

jueves, 8 de marzo de 2012

.
.
.
BUSCANDO AL SEÑOR DON
MERCADOS INTERNACIONALES
.
.
.
.

.
.
.( click en la imagen para entrar en comunicación
con la persona que inventó el teléfono )



;-)
.
.

.
.
¡¡ y feliz día de la Mujer Guerrera !! 

¡¡ :-) !!
.
.

martes, 6 de marzo de 2012

lunes, 5 de marzo de 2012

.
.
.


.
.
.
.
.
Esta viñeta ya la publiqué en el blog el 25 de Marzo del año pasado.

Hoy la he resolicitado porque me apetecía resucitarla.

Por cierto, si tienes cuenta de facebook y todavía
no has entrado (ni reentrado) en el grupo de Las Cositas de Acapu...






.
.
.
Entrada sin comentarios.

Gracias por tu visita.
.

viernes, 2 de marzo de 2012

.
.
Hoy os voy a contar un cuento.
.
.
.
.
.
.
.
Bueno, en realidad es Mos quien os lo va a contar, porque él es
el autor, yo solo he hecho las ilustraciones que lo acompañan.


Ya veréis que es un cuento para todos los públicos, contado con mucha
ternura y repleto de personajes que no se rinden fácilmente y que...

...pero mejor me callo ¿no? o acabaré contando el cuento yo :-)

En fin, que lo vais a disfrutar, porque Mos sabe mucho de esto,
lo demuestra en cada post que publica en Mos en la orilla, su siempre
sorprendente espacio poético y literario.


( muchas gracias Mos, por estar ahí, por escribir como escribes y por
proponerme este maravilloso reto de ponerles cara a tus personajes )


.
.
.
Pero vamos ya a por el cuento,
vamos ya a saber qué sucede  en...

.
.
.
LA COMUNIDAD DE LA ROPA



Cuando su dueño volvió a dejarlo en el perchero del armario,
chaquetón de paño azul marino no pudo evitar pronunciar lo
que desde hace tiempo sabía: “Compañeros, me quedan
pocos días de estar con vosotros; el lunes me llevarán al
montón de ropa usada que hay a las puertas de la iglesia”.




El resto de las prendas que ocupaban los estantes, perchas y cajones dejaron
escapar un ¡ooooh! lleno de  sorpresa y tristeza a la vez. “No es posible,
no es posible”, repetía, entre sollozos, chaqueta roja de terciopelo mientras
apoyaba su cuello sobre el hombro de chaquetón. “¡No pueden separarnos!
Habíamos planeado casarnos cuando pasara el invierno. ¿Qué va a ser de mí, si tú no estás?”.
Chaquetón de paño azul marino intentaba consolarle acariciando con su manga
el suave tacto de la espalda de ella. “No llores, el señor se ha cansado ya de mí;
dice que mi color está pasado de moda y, por si fuera poco, se ha dado cuenta de la
quemadura de cigarrillo que tengo en la manga”. “Eso es injusto, siempre igual, -se oyó decir
a gabardina gris desde cinco perchas más allá.- Nos quieren mientras lucimos buen aspecto;
después nos abandonan en cualquier esquina”. “Tenemos que pensar en algo”, gritó traje beige
de lino desde el otro lado del armario. “Que se reúna el consejo y tome una determinación
antes de que vuelvan nuestros amos”, añadió una elegante bata de seda  muy disgustada con lo que oía.





Los señores de la casa acababan de marcharse para todo el fin de semana. Hasta el domingo por la noche no volverían. Sabían que era así porque faltaba parte del vestuario y vieron cómo preparaban las maletas.
Dos jerseys de cuello alto, muy contentos ellos,  les comentaron a sus amigas las camisas que se iban con sus dueños a esquiar a la nieve.
El consejo de los armarios y la ropa de hogar estaba formado por seis miembros: tres prendas de vestir (un vestido de noche, un pantalón vaquero y un chándal), y tres de ropa de hogar (un edredón nórdico, una toalla de baño y un mantel bordado). Lo presidía el más anciano del vestuario: chaleco de pana negra, perteneciente al abuelo de la familia que, de vez en cuando, pasaba temporadas en la casa.





Tras varias horas discutiendo qué plan sería el mejor para salvar a chaquetón de paño, chaleco de pana, que también era el más sabio, propuso una solución de emergencia que requería el esfuerzo de todos. La idea, aunque nunca puesta en práctica, fue muy aplaudida por la mayoría. Mas no había tiempo que perder si querían terminar la misión con éxito antes que volvieran los humanos.
Se corrió la voz por toda la casa. De los cuatro armarios del  hogar salieron prendas dispuestas a colaborar con aquella idea un tanto disparatada.
Lo primero era reunir varias hebras de hilo del mismo color y grosor que las de chaquetón de paño. Con ello, se cubriría el roto de la quemadura. Pronto se formó una fila de voluntarios que se desprendieron de varios hilos azul marino. Por querer ayudar, hasta una sábana blanca y una falda rosa se arrancaron varios hilos pero, amablemente, les dijeron que no era necesaria su donación. La aguja más experta de la caja de costura quiso colaborar en la misión, siendo ella misma la que cosiera la manga de chaquetón. Coser y tapar el roto llevó varios minutos. Quedó impecable y todos felicitaron a su vecina la aguja por la labor realizada. Entre varios alfileres la llevaron en volandas hasta la almohadilla donde siempre descansaba.
Quedaba lo más complicado: la parte del plan en la que chaquetón de paño azul marino debía conseguir un color más vivo, un aspecto mejor. “No te preocupes amigo, -le dijeron dos jerseys, una bufanda y tres pantalones azules como él-. Métete con nosotros en la lavadora y desteñiremos algo de nuestro color para dártelo a ti”. Chaquetón de paño tenía miedo; nunca había probado la lavadora para su limpieza.



Pero las ganas de seguir en la casa junto a chaqueta roja hicieron que se armara de valor y entrase en el bombo. Aguantó todo el lavado sin rechistar; eso sí, con los ojos cerrados. Con tanta vuelta, salió algo mareado. Cuando se recuperó del susto, entre albornoz de felpa y pijama de algodón lo colgaron de una percha en la barra de la cortina del baño. Ahora sólo quedaba esperar que se secara y ver los resultados al día siguiente.
Toalla de lavabo fue la primera en dar la noticia el domingo por la mañana. “¡Como nuevo, como nuevo!,-gritaba desde el pasillo. “Parece más joven”,- insistía sonriente cortina de baño. “Traédmelo, -dijo  tabla de planchar-, entre  plancha de vapor y yo terminaremos la tarea dándole el toque final”.
Chaquetón de paño azul marino recobró un aspecto de lo más elegante. Cuando se miró al espejo, emocionado, agradeció a todos la labor de salvamento y el apoyo recibido. Volvió a su armario, entre los aplausos de multitud de prendas. Allí encontró a chaqueta roja de terciopelo esperándole en un rincón, algo abatida. La alegría de los dos fue inmensa al verse; el resto del día lo pasaron entre abrazos y caricias. Las prendas de la comunidad de la ropa se marcharon a su sitio y guardaron silencio. No querían estropearles el momento.





Al llegar la noche, la familia de la casa regresó de su estancia en la nieve. Tras instalarse de nuevo, el señor volvió a comentar a la señora que debería llevar el chaquetón de paño al montón de ropa usada cuanto antes.
Cuando la señora abrió el armario de su cuarto, vio un chaquetón en perfecto estado. Era ridículo desprenderse de él; su marido era demasiado caprichoso y coqueto. Tal vez por eso, lo único que hizo fue cambiarlo de armario para que él no lo viera. También trasladó a chaqueta roja de terciopelo. Así tendría el armario de su cuarto más desahogado.
En fin amigos, hoy día, chaquetón y chaqueta siguen juntos bajo el mismo techo. Y esperan que sea así para mucho, mucho, mucho  tiempo.


.
.
.
Texto: Ceferino Otálora "Mos"
Dibujos: Ximo Segarra "Acapu"
.
.
.
 
Licencia Creative Commons
Las Cositas de Acapu por Joaquín Segarra Pérez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.