Estás en "Las cositas de Acapu"

lunes, 31 de octubre de 2011




LaS
PaLABRITAS
DE ACAPU



Capítulo 22



Con la S se escribe Silencio










































































































...



No rompamos este plácido Sosiego...

( mejor no digamos nada más )

...y dejemos los comentarios en Silencio.



Gracias por tu Sonrisa.




jueves, 27 de octubre de 2011




...


de Candidatos y de Teatros

( 20-11-2011: elecciones generales en España )







...



martes, 25 de octubre de 2011





UNA ONG PIDE QUE SE SUSPENDA
LA EXPULSIÓN DE UNA SUPUESTA VÍCTIMA
DE EXPLOTACIÓN SEXUAL
UNA MUJER VÍCTIMA DE LA TRATA DE
PERSONAS ESTÁ A PUNTO DE SER DEPORTADA






ENTRADA SIN COMENTARIOS.
GRACIAS POR TU VISITA.




lunes, 24 de octubre de 2011



LaS
PaLABRITAS
DE ACAPU



Capítulo 21



Con la R se escribe Rescate




Rescates para pagar secuestros, rescates para
reactivar economías nacionales en bancarrota,
rescates para salvar a personas después de una
catástrofe... Es un tema serio éste, sí.

Así pues, abordaremos la palabrita de hoy con suma
seriedad, con extrema rigurosidad y, también,
con extraordinario rigor científico.


Atención.


Que no se me despiste nadie.

Porque hoy estamos tratando un tema serio.

Un tema serio donde los haya.


Atención.


¿Ya?

¿Ya tienes todas las neuronas colocadas en modo serio?

¿Sí?

¿No?

¿Tal vez?

¿No sabes / No contestas?


Atención.


Mucha atención.


Porque vamos a empezar
conjugando el
Presente de Indicativo
del Verbo Rescatar.











¡Esperaaaa!

¡Un momentooooo!

¡Stoooop!


¡Yeeeee-paaaaaa!



No no no


Así no es.


Jo con el Cactus... es que...


Mira que es enrevesado cuando quiere,
no le hagáis caso, hacedme caso a mí, atended
atentamente que voy a conjugar el Presente de
Indicativo del Verbo Rescatar.


Empecemos con
la primera persona
del singular:


Yo










¡ ¡  Y A  V A L E E E E E E E E E E E  ! !


¡Qué pesadito es, mecagoenlaspúas
de su santa y bendita madre!


En fin, mantengamos la calma.


Y que no se me desconcentre nadie,
sigamos con la lección.


¿Por dónde iba?


A ver, creo que estaba conjugando a alguien...


...o no...



...un momento, por favor, que no
encuentro mis papeles...








...


...


...


Ay...



Necesito que alguien me rescate...



Es que ya no recuerdo qué os quería decir.



En realidad ya no sé si os quería decir algo...



Aaay  aay  ayaaayy...




(canta y no llores...)




En fin...



Qué más da ya...



...ahora sólo
me vienen a la mente
unos versos que
me enseñaron en el colegio...


Decían así...
...


El cielo está encactusado

¿Quién lo desencactusará?

No lo sé, no tengo ni idea,

pero... el desencactusador

que lo desencactuse...

¡...buen desencactusador será!





Y hasta aquí hemos llegado por hoy,
lamento mucho el desastre de lección
que me ha salido, pero... qué le vamos
a hacer, otro día será.




...

 

Snif.

...




...





...





Hasta luego.





...



...






...




...











...






jueves, 20 de octubre de 2011



MERCADO LABORAL:

LA CEOE PIDE MÁS REBAJAS

(es que no había suficientes, y, claro...)




(click aquí para ampliar la noticia)











miércoles, 19 de octubre de 2011



ACAPU REPLAY




Ahí va una viñeta y una tira que ya saqué
el año pasado en el blog y que ahora
me apetece volver a publicar:













...













...





Entrada sin comentarios.
Gracias por tu visita  :-)

.

lunes, 17 de octubre de 2011

...


LaS
PaLABRITAS
DE ACAPU
.


Capítulo 20
.


Con la Q se escribe Queja

.







Os presento al campeón de los quejicas,
es el hijo de mi amigo Gervasio
y tal vez os preguntaréis...

¿Tanto odia ir al colegio Gervasín?

¿Tanto horror le produce el solo pensamiento
de meterse en un aula junto a otros niños
y aprender a leer y escribir y contar y jugar?


No. Me temo que no...







.
Cuando es invierno este chavalillo se emperra en
ir a la playa a tomar el sol en bañador... cuando es
verano patalea como una bestia porque quiere
ir a jugar con la nieve...

Cuando es Navidad él pide a voz en grito que
vengan los Reyes Magos... cuando es el día de Reyes
él clama y reclama que venga ya mismo la 3ª República...



En fin, todo un caso, Gervasín.




Pero por fortuna no todos los niños son
así de estridentes, hay criaturas que son más
calmadas a la hora de quejarse, o son más
sutiles, o más elegantes...


Como la hija de mi amiga Azucena:








También es verdad que no es bueno
intelectualizarlo todo tanto, quizá Azucenita
debería desahogarse un poco, gritar por lo
menos una vez a la semana...







.

Y... No sé, me pregunto yo:

¿Por qué no grita Azucenita?

¿Por qué?

¿Por qué no grita esta dulce criaturita si tantas ganas tiene?

¿Qué trauma se arraiga en su ser como para asfixiar tan ferreamente sus gritos?

¿Qué trauma?

¿Qué bloqueo?

¿Qué taponamiento?

¿Qué qué?
.











Jo... Vaya con Azucenita...


Esta niña es capaz de deprimir
al Himno de la Alegría en persona...



Pero...



Intentemos terminar este post
con un poquillo de energía positiva.



Sí, porque a continuación
tengo el gusto de presentaros
a un eminente especialista
en cuestiones de problemática
emocional que nos dará un consejo
práctico para canalizar nuestras
quejumbres y ser más
positiv@s y tal.



Pero no hagamos esperar más
a tan insigne personaje.



Sí, con todos ustedes...





¡El Doctor Don Cactus Psiquiactrus!


.










¡Hasta luego!




jueves, 13 de octubre de 2011

.
.
.

.
.
.






Acabas de ver un fotograma de "El perro que oteaba paciente y
relajadamente el horizonte", la última película de la famosa directora
groenlandesa Margarita Kalaajllita (Angmagssalik-sur-Seine, 1976)


Tal vez así de primeras no sepas de quién estamos hablando,
pero esta mujer es muy respetada en los círculos cinéfilos
desde que estrenó su ópera prima "Ladridos en Fa menor"
(¿quién no recuerda aquella trepidante escena donde
un pequinés se echaba en el sofá de su casa y dormía
allí plácidamente durante exactamente 46 minutos,
53 segundos y 37 centésimas?...)

(Ya... yo tampoco... Pero
dicen quienes tuvieron la fortuna de
vivir tan extraordinaria experiencia que
aquellos ronquidos fueron tan inolvidables...
pero tanto tanto... que precisaron años de terapia
intensiva para olvidarlos y poder continuar su
vida con cierta normalidad)


Pero continuemos, porque fue su obra posterior
la que consiguió por fin un éxito comercial sin precedentes
en la historia del cine polar y alrededores. Estamos
hablando, cómo no, de la mítica "Bailando con chihuahuas".


Y ya para terminar este breve repaso por la filmografía
de Margarita, es interesante señalar que, aparte de hacer
largometrajes, también ha participado como actriz
en la serie de culto "El perro que no quería llevar
lentillas y mordía sin compasión a quien intentara
meterle algo en los ojos", donde compartía
escena con un dobermann.




Actualmente está preparando nuevos proyectos
mientras se recupera en un hospital de Kujalleq.







The End






lunes, 10 de octubre de 2011



LaS
PaLABRITAS
DE ACAPU



Capítulo 19



Con la P se escribe Paciencia






Hoy, por si has llegado a este blog con
prisa, iré rapidito, no quiero que nadie se
impaciente, que eso siempre es desagradable...


...y altamente
peligroso para
la salud.







Pero sigamos adelante... Sí, así, sin perder el ritmo,
diciendo una cosa detrás de la otra y yendo al grano
sin dilaciones ni salas de esperas ni, por supuesto,
alargues o prolongamientos innecesarios.

No no no, nada de hacerle perder el tiempo a
la gente, nada de hacer sufrir al público con tonterías
que no van a ningún lado, porque no se trata de
desafiar el aguante de los amables lectores
(ni de las amablas lectoras) con un ritmo
cansino, tardo o pausado que induzca
acaso a una pesadez lenta del
ánimo y acabéis tod@s dormid@s
por los siglos de los siglos
ad eternum amén señor.


Muy bien, y después de
esta muestra de mi capacidad
de síntesis (no tengo remedio,
disculpen las molestias)
quiero terminar este post
yéndome a un
restaurante.




Sí, porque
para paciencia...




...la de l@s camarer@s.












¡Hasta luego!





.
.
.
.



.
.
.
.



.
.
.
.
.
.






jueves, 6 de octubre de 2011



OTEANDO VOY, OTEANDO VENGO



( Con la O se escribe Otear, Part Two )



Antes que nada, como quiero darle a este post un ambiente cinéfilo, voy a
hacer un breve homenaje al más grande oteador de todos
los tiempos
(y de todos los espacios, también).

¡Señoras y señores, dames y cabelleras, con ustedes...!


¡Escena Primera, Toma 1...!


¡Y Acción!






Esta viñeta pretende ser una especie de remake (en formato
cortometraje extra-corto) de una película dirigida y
protagonizada por Buster Keaton a principios de
siglo XX (exactamente en 1923): The Love Nest.

Si no sabes quien es el señor Keaton ya lo estás buscando
enseguida, porque estamos hablando de uno de los grandes
cómicos que ha parido la Vía Láctea en su
fecunda y muy extensa existencia.


Bien. Ahora cambiamos de plano.


Porque en el post del lunes me despisté con unas
braguitas de seda y no acabé de contaros qué sucede
cuando mi amigo el oculista me lleva a la azotea del
edificio más alto de mi ciudad.

Por cierto, mi amigo el oculista
prefiere mantenerse en
el anonimato
y...









Tranquilo, que yo no...











No te preocupes, hombre...










Que no... Seré una tumba, Don Cactus, digo Don Atalayo,
no padezca usted... Nadie sabrá jamás quién se esconde
detrás de esas gafas tan... ¿bonitas? que usa
cuando quiere pasar desapercibido.


¿Vale?










Hasta luego.











Bien, una vez que hemos solucionado esto,
vamos a seguir.


Pero...


¿Qué os estaba yo contando?


A ver... no sé, algo sobre mi amigo el oculista,
la azotea... pero ya no recuerdo.



No sería muy importante.



Y además ya es hora de terminar este post.



Sí, ya es hora de decir...







The End























Nota: Si visitaste el blog el jueves o el viernes tal vez viste (o creíste ver) un
vídeo con la música de Titanic... Sí... y tal vez recuerdes (o creas recordar) que conté
algo así como que mi amigo el oculista y yo nos asomábamos al borde de la azotea
y que Leonardo DiCactus, digo DiCaprio me cogía por la cintura y tal vez tu
memoria se empeñe en decirte que yo, por obra y gracia de algún misterioso
encantamiento, me convertía en Kate Winslet... Pero no.
No no no no. A mí nunca se me ocurriría eso. Eso eres tú que tienes mucha
imaginación o que habías bebido o te habías drogado o algo.

Nota 2: En el muy hipotético caso de que una historia así se
me hubiera ocurrido a mí, lo más probable es que el viento
se acabara llevando esa parte del post (y si no se la llevara
el viento, se la hubiera llevado alguien que yo me sé) ;-)



lunes, 3 de octubre de 2011



LaS
PaLABRITAS
DE ACAPU



Capítulo 18



Con la O se escribe Otear







Dicen l@s oftalmólog@s que es bueno para
los ojos otear el horizonte, que solemos pasar demasiado
tiempo delante del ordenador o de la tele o
fijando la vista en distancias cortas y
es por eso que la vista agradece
dejarse ir de vez en cuando,
explayarse y relajarse
mientras busca el
infinito (y más allá).

Yo tengo un amigo oculista que siempre
que me ve me pregunta lo mismo: "¿Qué, has
oteado hoy ya o no?" Y ojo con contestarle que no,
porque si le digo que no, me agarra por la nariz y me
lleva a la azotea del edificio más alto de la ciudad
y allí, desafiando al viento que poderoso ulula y
desenfrenado todo lo barre, nos
adentramos en el agitado bosque de ropa tendida y...


(un paréntesis, porque es importante indicar
que en la azotea del edificio más alto
de mi ciudad el viento sopla
tan fuerte tan fuerte tan fuerte
que la ropa de la colada no puede
sujetarse sólo con la ayuda de unas
pinzas, no; allí, para que los pantalones,
los calcetines, las camisas y los etcéteras
no salgan volando por doquier
se usan grapadoras de pistola, clavos del quince
e incluso alguna vez he visto delicadas
braguitas de seda soldadas a cables
de acero galvanizado con soplete industrial
unidos a su vez con remaches de medio metro
de diámetro a una sólida estructura de hormigón
armado anclado al suelo con tornillos de rosca
de titanio y punta de diamante)...


Pero... ¿porqué os contaba yo todo esto?


¿Por qué abrí un paréntesis?



A estas alturas no tengo ni idea...



Centrémonos.


No nos despistemos y centrémonos en la
palabrita de hoy. Otear. Sí, porque si hablamos
de mirar con atención suma, si hablamos de
escudriñar, si hablamos de observar
tan intensamente el horizonte
que nuestros ojos se convierten en
obsesos taladros inagotables...
tenemos que hablar, por supuesto,
de "La parejita de la isla".

Sí, l@s habituales del blog ya
conocéis esta mini-serie...


Oteémosla rápidamente...



Ésta fue la presentación:





Éste, el nudo:





Y éste, el desenlace:







Y ahora llega...



¡El epílogo!








¡Hasta luego!  :-)




Nota: ¿Te quedaste con ganas de otear un poco más? Si es que sí: no te pierdas el próximo
post, porque el jueves día 6 será un jueves de película... y sí: ¡Seguiremos oteando!



 
Licencia Creative Commons
Las Cositas de Acapu por Joaquín Segarra Pérez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.